Con esta tirita concluimos esta saga de “viajes en el tiempo”; ¡los esperamos en sus próximas aventuras de Hans y Greta! 😀