Solamente recuerda una cosa, Dodi: “el buen juez por su casa empieza”, y “nadie está totalmente exento de culpa” 😉